parque san francisco 
 
Parque de San Francisco
 


A partir de 1818, cedido el terreno por los monjes Benitos, la sociedad Amigos del Pais, se dedica a organizar el Campo llamado San Francisco (por colindar con el convento del mismo nombre) como jardín público y como campo de experimentación agrícola. Después de 1835, se hicieron obras destinadas a mejorar su función de jardín público, abandonándose la experimentación agrícola. En los veranos de 1842 y 1843, se realizan los últimos esfuerzos de la Sociedad para mantener el plantío. A partir de ese momento no tenemos noticias del Campo de San Francisco; es probable que el Ayuntamiento se hiciera cargo de él durante la suspensión de la Sociedad. Ha tenido varias reformas, según la época, la úItima en 1981, en que se le cercó con una verja de hierro con tres puertas de entrada.


Desde 1949 el centro del jardín está ocupado por fa fuente de Neptuno, que viajará de la Plaza de la Catedral a la Plaza Mayor y del Reguero de Cantarranas al Jardín de San Francisco. Lleva la fecha de su realización en el año 1789, reinando Carlos IV. Esta fuente es la de mayor aparato monumental de la ciudad. El conjunto de la obra es del escultor Mariano Salvatierra.
Con motivo del octavo centenario del nacimiento de San Francisco de Asís, se colocó una talla del santo, obra del escultor Muñoz Alique, donde se simboliza la amistad de los "hermanos lobo y oveja".

 

FLORA

 


 

 

 

CEDRO DEL ATLAS (Cedrus atlántica), F. Pináceas.

  • Originario del norte de África, creciendo en mayor número en la cordillera del Atlas que le da nombre. Fue introducido en Europa en el año 1827. Puede alcanzar 4045 metros de altura y llegar a 700 años de vida. Porte cónico, con ramas ligeramente ascendentes que con el tiempo tienden a la horizontalidad, prestándose bien a soportarla nieve. Hojas perennes, aciculares, cortas, rígidas, de color verde oscuro, que se reúnen en grupos. Piñas grandes, verticales, elipsoideas o cilíndricas, que se desintegran con el tiempo lluvioso o húmedo después de madurar en noviembre-diciembre. Madera buena para la construcción y carpintería, teniendo en ebanistería los defectos de olor demasiado intenso y la resina, que produce manchas.

 

  • Estos cedros poseen una corteza muy bella, que se hace más evidente con el paso de los años, por lo que son muy utilizados en jardinería, bien en su forma original o en sus variedades de follaje dorado, plateado o azul.
    El cedro del Atlas es llamado en árabe "Lárc", evolución del latín "Larix", con que debió ser designado en tiempos del Imperio Romano. En el norte de Africa encontramos sierras que deben su nombre al cedral que sustentan yen las
    calles de la medina de Tetuán pueden verse tramos cubiertos con vigas de Cedrus atlántica, otra prueba de la importancia de esta especie en su zona de origen.
    El nombre de cedrus simboliza en la Biblia  FUERZA Y ABUNDANCIA. 

 


 

 

 PLÁTANO HÍBRIDO COMÚN (Platanus x hispánica), F. Platanáceas.

  •  Este magnífico árbol ornamental es híbrido entre el plátano oriental y el plátano occidental o americano, (P orientalis x P. occidentalis). Apareció en España o el sur de Francia alrededor de 1650. Pueden alcanzar los 35 metros y una longevidad que sobrepasa los 300 años. Su tronco es derecho, de corteza delgada, gris-verdosa o parduzca, con verrugas blanquecinas y capaz de desprenderse en grandes láminas. Las hojas, que varían bastante con el clon a que pertenecen los árboles, son alternas, caedizas, trinerviadas, palmeadas, con 3-5 lóbulos grandes. Planta monoica, con flores en amentos unisexuales, esféricos, sobre pedúnculos largos y colgantes. Frutos en aquenio coriáceo, claviformes, rodeados de pelos rígidos. Florecen en abril y sus frutos maduran al final del verano. Su madera, parecida a la del haya, es adecuada para ebanistería, además de buen combustible.

 

  • El nombre genérico derivó del griego Platys, que significa ancho, haciendo referencia ala amplitud de la copa y las hojas.
    Nunca se ha sabido que este árbol GENEROSO haya sido arrancado por el viento, resiste muy bien la contaminación atmosférica y es poco afectado por plagas o enfermedades.
    Es por tanto, esta especie la que posiblemente proveerá la mayor cantidad de 6rboles al sur de Europa y especialmente a España. 

 


 

 

 

CASTAÑO DE INDIAS (Aesculus hippocastanum), F. Hipocastanáceas.

  • Árbol autóctono de León. Oriundo de las zonas montañosas de Grecia, Albania y Bulgaria. Se extiende por toda Europa a partir del siglo XVIII. Puede alcanzar una altura de 30 metros y una edad de 200 años (se conocen unos pocos que tienen por encima de 300 años). Corteza pardo oscura desprendible. Hojas opuestas, caedizas, largamente pecioladas, palmeado-compuestas con 5-7 folíolos desiguales. Las flores olorosas, blancas con motas amarillas y púrpuras, se agrupan en inflorescencias piramidales. Fruto capsular, esférico, erizado de púas foliáceas o carnosas, con 1-3 semillas incomestibles. Florece en primavera y maduran los frutos a principio de otoño. Todas las partes de esta planta contienen peptinas y taninos. La corteza es astringente. De las flores se extrae una sustancia usada contra el reumatismo.

 

  • El nombre científico hippocastanum deriva de la fusión de dos vocablos griegos: Kastanos (castaño) e hippos (caballo), porque sus semillas se utilizaron como alimento para caballos. Dice la leyenda que después de crear Dios sus frutos, el demonio los hizo amargos. Realmente sus semillas, además de amargas y desagradables al paladar, tienen cualidades narcóticas, que aprovechaban los indios de América reduciéndolas a finísimo polvo y arrojándo¬las al agua para aturdir a los peces y así pescarlos a mano.
    Por su elegancia y grandiosidad en el lenguaje romántico, simboliza el LUJO. 

 


 

 

TILO (Tilia sp.), F Tiliáceas..

  • El género Tilia, los tilos, está representado por unas 30 especies en la zona templada del hemisferio norte. Todas las especies de este espléndido grupo de árboles pueden alcanzar tamaños enormes, hasta 30 metros, y gran longevidad. Las hojas de los tilos son simples, alternas, caedizas, de tamaño bastante grande (excepto Tilia corclata), tienen perfil acorazonado, casi circular, aunque los lóbulos inferiores son asimétricos respecto del pecíolo. Las flores se agrupan en inflorescencias (tila) de color amarillento muy pálido. Los grupos florales colgantes, van acompaña-dos de una bráctea u hoja modificada. Fruto seco, indehiscente, con variaciones según la especie a la que pertenez¬ca. Aprovechable en todas sus partes: de sus hojas se puede obtener una infusión con propiedades refrescantes y calmantes; de sus pequeñas y aromáticas flores, las abejas extraen una "miel de tilo" exquisita; la madera, tierna y de color claro, aunque no es apropiada para obras expuestas a la intemperie, es muy apreciada por los escultores.
    En el Jardín de San Francisco están representados: tilo de hoja grande, autóctono de León, y tilo de Hungría.

 

  • El nombre de estos árboles deriva del griego ptilon (ala) que hace referencia a esa larga br6ctea de sus grupos florales que con la ayuda del viento es un estupendo medio de locomoción para las semillas.

 

  • Rusia es el país de los tilos y muchas tallas de iglesias y catedrales fueron realizadas con madera de este árbol. En el lejano Oriente este árbol PERFUMADO es mitológico y se le llama "La Verdad del Budista". 

 

FAUNA


 

 

PALOMA DOMÉSTICA (Columba livia), F. Columbidos.

  • Las diversas palomas domésticas son descendientes de la paloma bravía, y muchas todavía se parecen considerablemente a ella: de unos 30 centímetros, con ojos rojo-anaranjados, patas rojas y pico corto y fuerte; obispillo negro y dos marcadas franjas alares negras, plumaje gris azulado, más pálido en el dorso, con verde y violeta lustrosos en los lados del cuello. Pero el color y diseño de las razas domésticas va desde la forma típica ancestral hasta las de diversas variedades blancas, leonadas y negruzcas. La dieta es granívora, pero acepta numerosos desperdicios humanos.

 

  • La paloma es un pájaro romántico, un símbolo del AFECTO y de la TERNURA desde los tiempos del arca de Noé. La presencia de las palomas en las ciudades es simpática y característica, peros sus excrementos poseen sustancias corrosivas que afectan gravemente a las piedras de los monumentos, por lo que en los últimos años se tiende a reducir su número, aún así ¿qué sería de nuestras plazas, de nuestros jardines sin las palomas volando, acudiendo a picotear el trigo o el pan que les ofrecen los transeúntes?.
 
Ayuntamiento de León, Av. Ordoño II nº 10, 24001, León         Tlfno centralita: 987 895 500       Atencion ciudadana: 010
condiciones legales   |    accesibilidad   |   Contacto